FacebookTwitterBlog

Ventas y Ocasión

Compra en Gestión

El plan de compra en gestión de Charter Náutica te permitirá disfrutar de un barco propio de una forma mucho más fácil y económica.

Un barco es un bien con un valor de compra alto y que además soporta una serie de costes de mantenimiento, que pueden resultar disuasorios a la hora de decidirse por adquirirlo para uso particular.

Con el plan de compra en gestión, comprarás más barato (hasta un 33% de ahorro, 21% de iva y 12% de impuesto de matriculación) y obtendrás unos ingresos por tu barco que pueden suponerte una rentabilidad anual del 10%. Así, ser propietario de un barco y disfrutarlo es mucho más asequible.

¿Qué significa comprar un barco en gestión?

Compras el barco nuevo o de ocasión después de haber llegado a un acuerdo con Charter Náutica para alquilar tu barco cuando no vayas a utilizarlo.

Nuestra empresa se encargará del mantenimiento de tu barco en perfecto estado, captará los clientes y asumirá todas las gestiones comerciales, administrativas y logísticas para entregar el barco en alquiler y recuperarlo transcurrido el tiempo contratado.

De esta actividad comercial se derivan unos gastos e ingresos a repartir entre el propietario del barco y el gestor, así pues:

  • Comprarás más barato ya que se encuentra exento al no tener que soportar el 21% de IVA, ni pagar el 12% de Impuesto de Matriculación, siempre y cuando la embarcación se dedique en exclusiva al alquiler.

  • Obtendrás ingresos y una buena rentabilidad, gracias a la gestión del Charter.

  • Tu barco estará mantenido, cuidado y gestionado por profesionales.

    Siempre mantienes la propiedad de tu barco y recibes información detallada sobre los movimientos y rendimientos de tu embarcación.

¿Cómo se reparten los ingresos y gastos?

El gestor pone a disposición del dueño del barco las tarifas comerciales vigentes en cada temporada y los descuentos aplicables.

Sobre el total del importe neto de un charter, quien aporta el cliente tiene por lo general un 15% de comisión,ya sea agencia, el gestor, el mismo propietario, u otro.

Una vez liquidada, del 85% restante, el dueño del barco obtiene el 65% y corresponde al gestor el 35%. Con este porcentaje,el gestor asegura ofrecer los siguientes servicios:

Comercial

  • Acciones promocionales: asistencia a ferias, folletos, web, mailings, etc...
  • Publicidad en revistas y publicaciones especializadas en náutica.Acciones comerciales de captación y fidelización.
  • Mostrar el barco a los posibles arrendatarios.

Administrativo

  • Gestión telefónica y correo de consultas y reservas.
  • Redacción de contratos de alquiler.
  • Hojas de embarque.
  • Redacción de partes de seguro, si se requiere.
  • Informes de gestión.

Técnico-Logístico

  • Desplazamiento de la embarcación a puerto de embarque y regreso a base, si es requerido.
  • Recepción y atención a los arrendatarios.
  • Verificación del inventario en el embarque.
  • Entrega del barco.
  • Verificación del estado del barco e inventario en el desembarque.
  • Limpieza periódica del interior y exterior del barco.
  • Limpieza periódica de velas.
  • Verificación de bombas y circuitos eléctricos.
  • Verificación de la jarcia firme y móvil.
  • Verificación del motor y su arranque periódico.
  • Carga regular de las baterías.
  • Control y bombeo de fondos.
  • Ventilación completa del barco.
  • Reparaciones y reposiciones imputables a los arrendatarios.
  • Reposición de consumibles.

¿Qué gastos soporta el dueño del barco?

Fundamentalmente son los siguientes:

El armador tiene que hacerse cargo de los gastos propios de constituir una sociedad o ampliar el objeto social si ya tiene una constituida, para poder matricular la embarcación en lista 6ª.

Corre de su cuenta las cargas financieras de adquisición, intereses de préstamos, leasing, etc...

El IVA nunca supone un gasto, en caso de tener que adelantarlo (barco nuevo de fabricación nacional, u ocasión) se compensa luego con el IVA repercutido en los alquileres. Si el barco es nuevo y fabricado en la Comunidad Europea, está exento de IVA y se liquida el IVA devengado en los alquileres.

Gastos de amarre: ponemos a su disposición un amarre en nuestro pantalán comercial a los precios vigentes.

Seguro a todo riesgo con franquicia: en caso de siniestro, el importe de la franquicia se abona de la fianza depositada por el arrendatario.

Reparaciones no cubiertas por seguro ni fianza: materiales empleados en el mantenimiento y renovación de la embarcación.

Impuestos y tasas.

Gastos de gestoría, contabilidad y declaraciones fiscales.

Una vez disfrutada la embarcación durante un tiempo, siempre queda la opción de volverla a vender. Aquí hay que tener en cuenta, que los catamaranes pueden llegar a mantener su valor con el tiempo. De esta manera habrás vivido todas las posibilidades que ofrece un barco, no te habrá costado dinero, incluso le habrás obtenido una rentabilidad y finalmente, si lo vuelves a vender, recuperarás una parte significativa del valor de tu inversión.